Cervicalgia

Dolor de cuello percibido en la zona comprendida entre la línea nucal superior (zona occipital) y la primera vértebra dorsal, lateralmente limitado por los extremos laterales del cuello.

Se estima que entre un 22 y 70% de personas ha sido diagnosticado de cervicalgia a lo largo de su vida.

Las causas más frecuentes son laborales y traumatismos, que en fisioterapia denominamos 'cervicalgias mecánicas o agudas'. En estas causas agrupamos a dolores por posición en el trabajo, por manipulación de cargas, por actividades deportivas o repetitivas, accidentes de tráfico, etc. Este tipo de causas siempre vienen acompañadas de factores psicológicos.

 

Las 'cervicalgias degenerativas o crónicas' se presentan cuando el dolor persiste durante, generalmente más de seis meses sin que exista causa de lesión que la provocó. Se asocia a dolores de cabeza y cara, dolor muscular por contractura, irradicación a parte de la extremidad superior (cervicobraquialgias) o como consecuencia de diferentes alteraciones que afectan a todo el raquis en su conjunto, como las enfermedades reumáticas o la escoliosis.

Con frecuencia, el dolor cervical crónico proviene de problemas mecánicos de las articulaciones y músculos de las vértebras cervicales y no siempre es debido a la artrosis de las articulaciones cervicales como se venía pensando. Los estudios científicos muestran que no existe relación entre artrosis de columna y el dolor de columna cervical y la artrosis tiene la misma incidencia en personas con dolor que sin dolor.

Debido a que el dolor de cuello puede producirse por diferentes lesiones que producen síntomas parecidos, es preciso identificar la causa individual para poder aplicar un tratamiento adecuado y personal para el origen del problema y no solo tratar los síntomas que produce, para evitar que la lesión se cronifique.

*Este tipo de lesiones se trata con osteopatía y terapia manual o electroterapia, entre las técnicas que se utilizan en el centro.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Alberto Velez Iglesias