Tendinitis

La tendinitis es la inflamación, irritación e hinchazón de un tendón, la estructura fibrosa que une el musculo con el hueso.  En muchos casos, está asociada a tendinosis (degeneración).

Puede ocurrir como resultado de un impacto en la articulación o una sobrecarga por esfuerzo, aunque las enfermedades sistémicas (generalizadas) como la artritis reumatoide o la diabetes pueden ocasionar tendinitis. También acontece con la edad a medida que el tendón pierde elasticidad.

Los lugares anatómicos más comunes son el codo (tendinitis bicipital), el talón (tendinitis aquílea), la rodilla  (tendinitis cuadricipital y rotuliana) hombro (tendinitis del manguito rotador) y muñeca.

Ciertos tipos de tendinitis suelen producirse por sobreuso, haciendo movimientos repetitivos sin una postura adecuada o, como en el caso de la tendinitis aquilea, por exceso de presión en el calzado. Con frecuencia, se deben a disminuciones de la vascularización de los tendones.

Es común la asociación de tendinitis y bursitis. La bursitis es la inflamación de la bursa, una estructura en forma de bolsa que se sitúa entre los huesos, músculos o tendones con una función facilitadora del movimiento de las estructuras entre sí.

Los esguinces son elongaciones patológicas de los ligamentos articulares que, en su máximo estiramiento pueden llegar a romperse dejando inestable la articulación y provocando tendinitis futuras por la alteración del movimiento normal entre los huesos. Ejercicios inhabituales y microtraumatismos repetidos con suficiente intensidad, pueden ocasionar lesiones sin rupturas y posibles tendinitis posteriores.

Hay tendinitis asociadas claramente a actividades deportivas. El ejemplo más común es la del ‘codo del tenista’ (epicondilitis),  la ’rodilla del corredor’ (síndrome de la cintilla iliotibial) o la ‘tendinitis del futbolista’ (isquiotibial).

Dentro del campo de la fisioterapia existen diferentes técnicas que ofrecen buen resultado a corto plazo en el tratamiento de las tendinitis. Los vendajes, rígidos o no, la punción seca o la aplicación de electroterapia o ultasonidos en combinación con diferentes técnicas de terapia manual, suelen ser suficientes para la resolución completa de las tendinitis en poco tiempo.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Alberto Velez Iglesias